Cómo ahorrar en calefacción fácilmente

consumo de la calefación

Cómo ahorrar en calefacción suele ser una de las principales preocupaciones que surgen cuando se acerca la época de invierno, especialmente para quienes desean ahorrar en casa sin comprometer su confort durante esas fechas. 

En este artículo compartiremos algunas claves para disminuir el consumo de calefacción y aminorar algunos gastos en este sentido, así que si deseas saber más al respecto, toma nota de los consejos que te daremos a continuación.

8 claves saber cómo ahorrar en calefacción 

La calefacción suele ser una verdadera necesidad durante las épocas más frías del invierno, especialmente cuando las temperaturas son muy bajas y las necesidades de abrigo no pueden ser cubiertas únicamente con el uso de ropa especial para el invierno.

De tal forma, con las siguientes recomendaciones y claves que se explicarán, podrás disfrutar de las ventajas de la calefacción mientras a la vez aprendes a  cómo ahorrar en calefacción.

coste de calefacción

Mantener la calefacción a una temperatura estable

Es recomendable mantener una temperatura estable de 21 grados. Esto evitará que las subidas de temperatura fuertes que se emplean en la calefacción puedan incrementar los gastos producidos por el uso de estos servicios.

Otro truco para saber cómo ahorrar en calefacción es usar ropa que sea lo suficientemente abrigada y tomar algunas bebidas calientes, las personas podrán encontrarse cómodas a esta temperatura y también reducirán el consumo de calefacción.

Apagar la calefacción por las noches

En vista de que la calefacción gasta mucha luz, si se tiene una temperatura ambiental que no sea extrema, lo más conveniente es apagar la calefacción durante las noches y abrigarse más al dormir. Esto contribuirá a reducir el coste de la factura por consumo de calefacción.

Extraer el aire acumulado en los radiadores

Este es otra de las opciones para saber cómo ahorrar en calefacción, la cual consiste en sacar de los radiadores el aire cuando la época de invierno se encuentre próxima, ya que estos componentes no calientan con su máxima potencia cuando cuentan con pequeñas burbujas de aire acumuladas que impiden que el calor circule libremente.

El proceso de extracción del aire es muy sencillo, tan solo hay que abrir el purgador del radiador para que este salga. Se puede usar un destornillador o en su defecto una moneda. Asimismo, se debe colocar una bandeja debajo de la llave y esperar a que salga un poco de agua para corroborar que el aire ha sido expulsado adecuadamente.

Además, también se pueden emplear paneles reflectantes entre la pared y el radiador para ahorrar aproximadamente un 20% del consumo de calefacción al propiciar que esta rebote en las habitaciones, evitando a su vez que la pared sea  la que la absorba.

Igualmente es importante tomar en consideración la decoración del salón, ubicando alrededor de los radiadores los diferentes elementos como sillas, sofás y mesas de salón para no taparlos y poder pasar más tiempo en estos lugares de la casa y evitando utilizar otras habitaciones por mucho tiempo.

 Emplear un termostato

El termostato puede ayudar a cómo ahorrar en calefacción entre un 8 y 13 % del consumo, debido a que es un componente que conserva una temperatura óptima durante el día. Esto se debe a que cada grado de calefacción que se aumenta influye en el costo de la factura.

Asimismo, los repartidores de costes pueden ser muy beneficiosos para las personas que quieran individualizar sus pagos de consumo de calefacción en una comunidad de vecinos. Si quieres saber más al respecto, puedes hacer click aquí

Tener un adecuado sistema de aislamiento

Es esencial corroborar si el sistema de aislamiento que se emplea en la vivienda es óptimo y no permite que se cuele el frío que proviene del exterior, ya que entre el 25 y 30% de los requerimientos de calefacción que se producen, se deben a las pérdidas de calor que hay en las ventanas.

Cuando las rendijas de ventilación sean muy amplias, se pueden sustituir por otras que no tengan tanta abertura, las cuales preservan el aire por más tiempo sin que se pierda la función de ventilación. 

Para esto suele ser muy favorecedor usar ventanas de doble vidrio, que cuentan con una mayor eficacia contra el frío, los cuales tienen una capa de óxido de plata que permite rebajar la pérdida de calor que se produzca y por consiguiente, reducir el consumo de calefacción. 

Además, para disminuir el consumo de electricidad por calefacción también se pueden crear aislantes colocando en todas las ventanas cortinas o empleando burletes aislantes que son los bajos que sirven para tapar las rendijas que hay debajo de las puertas. 

caldera de bajo consumo

Emplear una caldera de bajo consumo 

Elegir una caldera de bajo consumo tales como las de cogeneración, si bien pueden generar una mayor inversión cuando se instalan, suelen ser muy eficientes para disminuir el costo del consumo de calefacción de una forma considerable. 

En el caso de disponer de una caldera de gas,  se recomienda instalar gas natural en la casa  si se cuentan con las posibilidades de hacerlo, ya que en comparación con el consumo de una caldera eléctrica, el de una de gas puede ser mucho más reducido.

El consumo de gas de una caldera que funcione con una conexión de gas natural permitirá disfrutar de calefacción y agua caliente a un menor coste, a lo que hay que añadir que todo el tiempo se tendrá disponible este combustible y ya no habrá que preocuparte de comprar gas natural cuando se acabe. 

No cubrir los radiadores

Una de las prácticas que puede llegar a incrementar el consumo de calefacción es cubrir los radiadores al usarlos para secar más rápido las prendas de ropa húmeda.  

Si se desea aprovechar el calor que desprenden los radiadores para secar la ropa, se puede colocar un tendedero cerca de estos, evitando taparlos, es una forma para aprender a cómo ahorrar en calefacción.

Programar la calefacción

Usar aplicaciones móviles para programar la calefacción te permitirá estipular que esta se encienda a una temperatura específica antes de llegar a la vivienda, lo cual te ayudará a saber cómo ahorrar en calefacción.

Además, para disminuir el consumo de calefacción, esta también se puede programar cuando se está en la casa, siendo conveniente establecer que  únicamente se encienda cuando haya menos de 20 grados de temperatura

Una de las alternativas consiste en contratar los servicios de una empresa de domótica, que puede ayudar a tener un control de la temperatura del hogar desde cualquier lugar con un dispositivo móvil que tenga conexión a Internet. También se puede utilizar un contador online para facilitar la lectura del gas y medir el coste de calefacción en  el caso de que se disponga de una de gas. 

En este sentido, este tipo de elementos puede ser de mucha utilidad para tener una idea más clara acerca del coste mensual de consumo medio de calefacción que se generará en la factura de gas, de manera que el hecho de que las personas pueden tener acceso a esa información en el momento que deseen consultarla les ayudará a analizar de qué manera pueden ahorrar en el consumo de calefacción.

No emplear calefacción en zonas de la habitación que estén vacías

Una de las alternativas para reducir el costo de la calefacción para habitaciones

consiste en cerrar la llave de los radiadores de gas que estén en los recintos que no se usen. Por lo tanto, hay que evitar derrochar la calefacción innecesariamente al utilizarla en habitaciones que estén vacías.

Tomando en consideración estos consejos para reducir el consumo de calefacción, podrás disfrutar de un espacio confortable y verás cómo se reducirá tu factura. 

Si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo en tus redes sociales.