Tipos de Soldadura: ¿cuáles existen?

Tipos de soldadura ¿cuales existen?

Una soldadura consiste en unir dos materiales de forma permanente. Usualmente, la forma de lograrlo es aplicar calor a un material entre las dos piezas, que al enfriarse logra unirlas. No obstante, como existen muchos tipos de soldadura, cada una de ellas tendrá un proceso y aplicación diferente.

A continuación, desde Web de Profesionales te explicamos cómo funcionan algunos de los tipos de soldadura más comunes, así como su precio y la dificultad para implementarlas.

¿Qué es soldar?

Tipos de soldaduras según la técnica

La forma más sencilla de dividir los tipos de soldadura que existen es teniendo en cuenta la homogeneidad o heterogeneidad de los materiales:

Soldadura heterogénea

Los tipos de soldadura heterogénea tienen lugar cuando se usan dos o más materiales.

Los tipos de soldadura heterogénea son fuerte y blanda. La soldadura fuerte necesita una temperatura de mínimo 800º y la blanda puede soldar a partir de los 400º.

Soldadura homogénea/autógena

Una soldadura es homogénea cuando son del mismo material las partes a soldar o el elemento de unión que se añade para formar la soldadura. Si no existe este material de unión, se llamará autógena.

La soldadura homogénea puede darse por presión o fusión.  En la primera se aumentará la temperatura hasta que al encontrarse en una especie de estado plástico logren unirse.

La soldadura por fusión por el contrario, aplica mayor temperatura y logra que los materiales se fundan hasta soldarlos. Es además la más común, a ella pertenecen la soldadura por arco, de gas o electrodos, que veremos a continuación.

tipos de soldadura según la técnica

Los tipos de soldaduras más comunes

La mayoría de las soldaduras que se practican hoy día son homogéneas y por fusión:

Soldadura por gas

Junto con la soldadura de forja, es una de las clases de soldadura más antiguas, y también una de las más económicas. La soldadura por gas u oxiacetilénica consiste en aplicar gas combustible junto con oxígeno a los materiales que se pretenden unir. Para ello, el gas es impulsado por reductores de presión a través de una tubería de goma que finaliza en un soplete.

Estos tipos de máquinas de soldar se pueden aplicar a una inmensa variedad de materiales y aleaciones, pero en especial se destina al aluminio, cobre y chapa metálica. Todas ellas son de tipo autógeno, es decir, no es necesario incluir otro material para realizar la soldadura.

Los gases combustibles más comunes que se usan son: acetileno, metano, hidrógeno y propano.

Soldadura por arco

Otro de los tipos de soldadura es la de arco, la cual ha sustituido en gran medida a la de gas gracias a que tarda menos en enfriarse y por tanto, en unir los materiales.

Su funcionamiento utiliza el arco eléctrico, aquel que se produce cuando se da una descarga eléctrica entre dos electrodos con diferencia potencial cuando la atmósfera es gaseosa. Este arco va desde el electrodo soldador hasta el metal, el cual se va fundiendo hasta conseguir el correcto soldado.

No obstante, existen diferentes tipos de soldadura por arco como las que utilizan el tungsteno o sustituyen al gas con una soldadura de hilo tubular sin gas.

Soldadura electrónica

Estos tipos de soldaduras son más recientes y ofrecen una amplia variedad de ventajas respecto a las anteriores. El motivo es que tiene mayor número de aplicaciones y además ofrece la posibilidad de automatización gracias a su funcionamiento.

Todos los tipos de soldadura eléctrica funcionan del siguiente modo: se unen dos metales mediante una corriente eléctrica, cuya finalidad es derretir la zona divisoria entre ambos metales para que se unan.

Aunque la mayor parte de soldaduras se hacen sobre metales el hecho de que estos tipos de soldadura no sean capaces de unir otros materiales suponen una gran desventaja.

Soldadura por presión

Los tipos de soldadura por presión unen piezas de metal sin aplicar apenas calor, es decir, utilizan los materiales sólidos sin necesidad de fundirlo para realizar la soldadura. Esto lo consiguen mediante la vibración y la presión. Por este motivo, uno de los principales inconvenientes es el tiempo de preparación de los materiales para conseguir la soldadura.

Mediante este proceso los materiales se unen intercambiando sus átomos, lo cual da lugar a diferentes tipos de soldadura como la de explosión, difusión, exotérmica, inducción y presión caliente, entre otras.

Soldadura por electrones

La soldadura de electrones o haz de láseres  es uno de los tipos de soldadura de más reciente aplicación. Su técnica es una de las más sencillas y rápidas además de fácil de automatizar.

No obstante, como el resto de soldaduras ofrece algún inconveniente, en este caso el agrietamiento. Este se produce en los metales cuando estos son sometidos a fuertes cambios de temperatura en poco tiempo.

Estos son los tipos de soldadura más comunes en la actualidad, la mayoría de ellas consiguen soldar metales a altas temperaturas para una amplia variedad de aplicaciones.

Soldaduras básicas

¿Quieres conocer más sobre este y otros temas de industria? Recuerda que desde Web de Profesionales siempre te ofrecemos la información más interesante en todo tipo de cuestiones que puedan afectar a hogar y reformas, limpieza, salud y otros temas de interés.

Si te ha servido este post, no olvides compartirlo en tus redes sociales.