Excedencia Laboral: Definición, tipos y requisitos

excedencia laboral

Una excedencia laboral es una interrupción temporal del contrato laboral por decisión del trabajador. Se trata de una decisión que nos puede surgir a todos alguna vez en la vida, bien por motivos familiares o bien por cambio de aires. Y en Web de Profesionales queremos hablarte de ella.

Esta posibilidad de hacer un parón en tu puesto actual se encuentra regulada en el Estatuto de los Trabajadores y es un derecho que posee todo trabajador sin que exista oposición de la empresa para la que trabaja.

Si quieres descubrir todo sobre la excedencia laboral, desde los tipos hasta las causas que la justifican, sigue leyendo.

pedir excedencia

Tipos de excedencias que existen en la actualidad

A la hora de solicitar una excedencia laboral, debes tener en cuenta que las hay de dos tipos, los cuales definirán tu decisión:

Excedencia voluntaria

En este tipo de excedencia laboral, el trabajador alega motivos profesionales y/o personales para tomar esa parón en su puesto actual.

Se trata de un plazo que puede ir desde los cuatro meses hasta los cinco años, pero para poder solicitarla, el trabajador debe contar con al menos un año de antigüedad en la empresa en la que desea pedir dicha excedencia.

Para que un trabajador pueda solicitar esta excedencia debe tener como mínimo un año de antigüedad en la empresa. Puede solicitar una excedencia voluntaria, ya sea por cuestiones profesionales o personales, que puede tener una duración entre 4 meses o 5 años.

Debemos tener en cuenta que la empresa no tiene obligación de mantener el mismo puesto de trabajo a la vuelta del trabajador, ni tampoco su antigüedad. Solo puede garantizarle un puesto similar al que ya tenía.

El caso de la excedencia familiar esta recogida por la ley con dos variantes: para el cuidado de los hijos, con un plazo no superior a tres años; y para el cuidado de un familiar de hasta segundo grado de consanguineidad, con un plazo no superior a dos años.

Excedencia forzosa

En la excedencia forzosa se da la situación de que el trabajador obtiene un puesto público que es incompatible con su puesto actual. En este caso, la empresa debe mantener el puesto y la antigüedad mientras duren sus funciones públicas.

A la hora del regreso a la empresa, el trabajador debe realizar la solicitud en un plazo inferior a un mes.

Cuáles son las principales causas justificadas para una excedencia

A lo largo de este texto ya se intuyen las principales causas a la hora de justificar una excedencia laboral. Una de las más frecuentes, es la de poder desempeñar funciones en otro trabajo de manera temporal o a través de un cargo público.

También la excedencia familiar antes comentada es bastante frecuente, pues se aplica mucho para el cuidado de los hijos y familiares dependientes que necesitan de una atención constante.

En menor medida, la excedencia laboral para poder acceder a nuevas formaciones e invertir tiempo en un proyecto personal, también se encuentran entre estos motivos.

Proceso de solicitud de una excedencia laboral

La excedencia laboral siempre debe solicitarse con una antelación suficiente como para que la empresa pueda cubrir ese puesto sin contratiempos. Aunque no hay una fecha exacta, lo ideal es consultar el convenio colectivo para comprobarlo.

Un detalle importante es que el trabajador no tiene obligación de informar a la empresa de los motivos concretos por los que solicita la excedencia. Sin embargo, se considera que la transparencia a la hora de hacerlo suele crear un mejor clima a la hora de volver al puesto que se deja pausado.

Proceso de reincorporación tras una excedencia laboral

En el caso de la reincorporación el proceso va a depender del tipo de excedencia que se haya disfrutado.

En la voluntaria, es posible que la empresa no cuente con la vacante del empleado, ya que está en el derecho de cubrir dicho puesto. Sin embargo, mantiene su derecho de forma indefinida y preferente.

En el caso de la excedencia forzosa, si la empresa no reincorpora al trabajador, este puede poner una demanda por despido improcedente.

excedencia cuidado de hijos

¿La empresa puede denegar la excedencia laboral?

Debe existir siempre consenso entre ambas partes, es decir, no se puede aprobar una excedencia de forma unilateral. Por lo general, si el trabajador cumple con las condiciones para solicitar dicha excedencia, la empresa está obligada a aceptarla.

Sin embargo, dicha relación empresarial continúa hasta el posible reingreso del trabajador. Eso sí, se finiquitan vacaciones y pagas, para dejar este cobro resuelto en caso de que no sea posible la reincorporación del trabajador (excedencia voluntaria).

Cuándo se solicita la reincorporación

Siempre con antelación a la finalización de la excedencia laboral. Se debe consultar lo establecido en el convenio colectivo para comprobar si existe alguna fecha concreta. Lo más recomendable es hacerlo con un mes de antelación.

Eso sí, si esta solicitud no se hace llegar, se entiende que el trabajador renuncia a su puesto y se procede a la baja voluntaria del mismo.

Tampoco puede realizarse antes de tiempo, ya que la empresa no está obligada a reincorporar al trabajador con una fecha anterior a la finalización de la excedencia laboral.

Puede darse el caso de que la excedencia no cuente con una fecha de finalización concreta. En este caso, el trabajador podrá pactar su vuelta con la empresa en un plazo de cinco años, pero sin que esta tenga la obligación de reincorporarle cuando solicite.

Y hasta aquí todo lo que debes saber sobre la excedencia laboral. ¿Te ha sido de ayuda este artículo? Si es así, no olvides compartirlo en tus redes sociales.