8 técnicas de bordado que debes conocer

tecnicas de bordado a mano

El bordado es el arte de la aplicación, a través de hilo y aguja, una decoración a un trozo de tela denominada fondo. No hay que confundir el bordado con los tejidos labrados, es decir que están decorados en un telar. Tampoco hay que confundirlo con el bordado sobre el tapiz, que también se realiza en un telar. El bordado es una labor que se hace a mano y en Web de profesionales te enseñaremos 8 técnicas de bordado que debes conocer.

El bordado es originario de la antigua Babilonia, empleando diferentes estilos artesanales para la creación y el ornamento de textiles ha estado en constante evolución. A raíz de la búsqueda de nuevas creaciones únicas junto a los avances tecnológicos, cada estilo y técnica de bordado pasó de ser realizado a mano, a ser hecho en máquinas de coser, y actualmente, donde es automatizado en las máquinas de bordado digital.

Los expertos diferencian dos vertientes de bordado a mano, la más popular, realizada por un artista anónimo, generalmente sin tener un diseño previo, que trazaba directamente variados motivos sobre la tela de fondo, siguiendo técnicas y modelos que la tradición transmitía sin apenas cambios. La otra, la llamada culta o erudita, que se distingue de la primera por la aplicación de las labores en tejidos de calidad, generalmente en seda.

El bordado erudito se usó con mucha frecuencia para ornamentar y enriquecer, vestidos, accesorios personales, muebles y tejidos o los ornamentos sacros usados en los oficios litúrgicos.

En el momento de bordar una pieza, el costurero necesita un material básico, el hilo. Los hilos usados por los bordadores en la Edad Media fue la lana, pero, sobre todo la seda y el oro a partir de la Edad Moderna. Para realizar estas labores decorativas el artista usaba el bastidor. En este estilo los motivos eran diseñados y dibujados con anterioridad. En algunas ocasiones el propio bordador hacía un diseño propio y otras se recurre a artistas de otros campos para realizar esta tarea.

sashiko bordado

Materiales para poder bordar

Antes de mostrarte las 8 técnicas de bordado primero debes tener a la mano los siguientes materiales para poder iniciar a bordar.

  • En este caso usa una de costura normal, aunque hay especiales para bordar, con los ojales más grandes para pasar hilos mucho más gruesos, o más delgados para canutillos y mostacillas.
  • Es muy importante que sean exclusivamente para bordar, porque tienen un tratamiento que los hace más brillantes y resistentes.
  • Preferiblemente la tela debe ser de fibras naturales como liencillo, lino, lona y tela para punto de cruz porque no son muy elásticas y por lo tanto no se deforman. Si no quieres comprar telas, puedes practicar en sábanas o fundas de almohadas viejas.
  • Los más comunes son los redondos de madera o de plástico. Hay personas que les gusta más el de plástico por tener un mejor agarre. Prueba ambos para ver cual te funciona mejor.
  • Tijeras. Deben ser de punta fina y que estén afiladas. Las que elijas deben ser únicamente para hilos y telas. Por favor, no cortes el hilo con los dientes.
  • Lápiz. Preferiblemente usa uno que no suelte grafito para que no manche tu tela y también para que puedas borrar sin dejar manchones. Te recomendamos uno que esté entre 5H y 2H.
  • Borrador. Obligatoriamente debe estar limpio, por lo expuesto en el punto anterior.
  • También debe estar limpia y si crees que no lo está límpiala con un algodón con alcohol hasta que quede sin residuos de otros lápices o marcadores.
  • Lámina termoadhesiva. Es un papel adhesivo doble faz que sirve para pegar tela con tela sin necesidad de ser cosido previamente. Generalmente con esta lámina las piezas bordadas en parches.

Primeros pasos

Para iniciar con las técnicas de bordado es necesario que sepas cómo hacer uso del hilo. El hilo de bordado tiene entre cuatro y seis hebras, en el bordado es común usar solo algunas. Normalmente, se usan dos para que pase sin problemas por el ojo de la aguja de costura corrientes, pero si quieres usar más, te recomendamos usar agujas de bordar.

Para que no sufras con un montón de hilos enredados, corta seis hebras al mismo tiempo, midiendo la distancia entre el dedo anular y el codo, que es una longitud manejable. Separa dos hebras (o las que desees), con cuidado para pasarlas por el ojo de la aguja. Deja una porción del hilo del otro lado, y en el extremo haz un nudo doble. Ten en un lugar visible las hebras restantes, ya que las vas a necesitar para seguir bordando una vez se terminen las que estás usando.

8 técnicas de bordado que debes conocer

Para empezar las técnicas de bordado que vamos a explicarte, te sugerimos que uses una regla y un lápiz para trazar varias líneas rectas en la tela que debe estar montada previamente en el tambor. Usa las líneas como guía para bordar cada puntada. Prueba con distintas cantidades de hebras y colores de hilo.

Puntada corriente o recta

Esta técnica de bordado consiste en realizar un camino de líneas de la misma longitud y distancia la una de la otra. Pasa la aguja desde la parte de atrás de la tela y completa la línea por delante. Repite el proceso. En todas las puntadas tú decides la longitud de las líneas. Esta puntada es la madre de todas, y es muy útil para hacer detalles y líneas finas.

Cuando finalices o se termine el hilo, siempre por el otro lado de la tela, remata separando en dos hebras y haciendo un nudo doble entre ellas tan pegado a la tela como puedas.

Puntada de tallo

Empieza en la parte de atrás de la tela. Pasa la aguja de izquierda a derecha y haz una línea teniendo en cuenta que su longitud va a pautar la distancia de las demás. Para seguir con la puntada, calcula la misma longitud que usaste en la línea anterior y pasa de nuevo la aguja, esta vez de derecha a izquierda. Es como bordar en reversa.

Puntada partida

Esta es la evolución de la puntada anterior. Esta técnica de bordado inicia con una línea del espacio que desees de izquierda a derecha. Después, como la puntada de antes, haz la otra línea de derecha a izquierda, pero en vez de calcular la distancia completa de la línea anterior para sacar la aguja, calcula la mitad y pasa la aguja por allí.

Para terminar con la puntada (y que la distancia de la segunda línea sea igual a la de la primera), pasa la aguja por encima de la primera línea, e introdúcela justo en la mitad y entre las dos hebras.

punto de cruz paso a paso

Punta satín

Con esta puntada, pondrás a prueba tu paciencia, carácter y aguante de tus ojos y dedos. Con este tipo de puntada decidirás si esto de bordar es para ti. Se denomina satín porque tiene un acabado suave y brillante.

Esta puntada consiste de líneas que se bordan muy juntas, tan juntas como sea posible para que no quede espacio entre ellas y generar rellenos muy sólidos y muy parejos. Te recomendamos que te orientes por las guías que te sugiere la tela: esos pequeños cuadrados creados por la trama y urdimbre de la tela que se ven bien de cerca y que son evidentes en lino y lona.

Si vas a hacerla vertical, empieza desde la parte de atrás de la tela y de abajo hacia arriba para la primera línea. Arriba y de nuevo abajo en el nuevo revés, vuelve a sacar la aguja por el cuadrito que está justo al lado de la primera línea que hiciste y completa la nueva línea en el cuadrado paralelo abajo.

Puntada dividida

Esta técnica de bordado es decorativa. Para esta puntada vas a tirar del hilo y harás una puntada más pequeña. Luego, volverás a subir por el medio de ese punto, y lo llevarás hacia abajo por medio de la tela a una distancia corta en dirección que va. Lo mejor es mantener los puntos bastante cortos de lo contrario las puntadas tendrán un aspecto desordenado y no cumplirán con las curvas que deseas.

Nudo francés

Para sacar un buen nudo francés deberás tirar el hilo a través de la parte frontal de la tela. Envuelve el hilo que está en la tela y la aguja una, dos o tres veces. Mantén el hilo fuerte de manera que se rodee alrededor de la aguja. Con la otra mano, empuja la aguja a través de la parte posterior de la tela cerca de donde surgió el hilo. Mantén presionado el hilo y tira de la aguja hasta el final.

Bordado pespunte

Sirve para los bordados de texto. Trae la aguja por medio de la parte de la parte frontal de la tela y haz una puntada a la derecha. Lleva la aguja de nuevo a la parte frontal de la tela, con una distancia de la puntada a la derecha y ahora, pasa la aguja a través de la parte posterior de la tela usando el aguajero en el extremo de la primera puntada.

Usa el orificio en el extremo de la puntada, más a la derecha para que la aguja de nuevo pase a la parte de enfrente. Repite hasta que hayas terminado.

Puntadas rectas y semillas

bordado sashiko

Estas técnicas de bordado son similares a las puntadas corrientes que, simplemente, no está siguiendo una línea. La colocación es aleatoria. Las puntadas rectas pueden variar en distancia y son maravillosas para rellenar áreas con mucha textura.

Las puntadas de semilla son muy pequeñas, podrás alcanzar solo unos hilos con este tipo. Son los más usados para rellenar áreas en las puntas rectas, y se puede usar para cosas diferentes, rellenando motivos, añadiendo sombras y detalles.

Si te ha gustado este artículo compártelo en todas tus redes sociales para llegar a más personas que deseen aprender técnicas de bordado.